Cultura

Disfruta el público mexicano la ópera El elíxir de amor, con la dirección y actuación de Rolando Villazón

El éxito de la ópera El elixir de amor, con la dirección del tenor mexicano Rolando Villazón, fue tal, que el público del Festival de Baden-Baden (Alemania) 2012 comenzó a hacer la famosa “ola” que habitualmente se observa en los estadios deportivos.

 

Toda esta magia y energía alrededor de la obra de Gaetano Donizetti fue disfrutada por decenas de personas que acudieron la noche de este jueves 15 de enero a la proyección de esta ópera en alta definición en el Patio de Cine de la Biblioteca México.

 

De manera gratuita, los asistentes tuvieron la oportunidad de ver una propuesta escénica distinta de la ópera cómica en dos actos, que narra la historia de Adina, una hermosa mujer pretendida por el sargento Belcor y por un campesino de nombre Nemorino.

 

Y es que el intérprete Rolando Villazón situó la acción durante un rodaje de una película western en los inicios del cine y en este relato, los protagonistas son Adina y Belcore, mientras Nemorino es un figurante.

 

Minutos antes de la proyección, el pianista Rogelio Riojas-Nolasco, contó su experiencia al ser el responsable de la preparación musical en la puesta y preparar a Miah Persson, quien interpreta a Adina y Roman Trekel, en el papel de Belcore.

 

“El sello que le da Villazón a esta ópera es, sin duda, muy mexicano. Le dio mucha vida este clásico. Nada de lo que pasa es lo que la gente espera. Es otra escenografía que no tiene nada que ver con la original y mantiene el interés por saber qué está pasando”, dijo el músico en entrevista con Conaculta.

 

Incluso, en algunas de las escenas se pueden observar personajes con un vestuario típicamente mexicano y a un hombre con ropa de mariachi que interpreta con una trompeta fragmentos de La cucaracha.

 

Rogelio Riojas-Nolasco explicó que el trabajo de Rolando Villazón como director fue sorprendente, pues desde la primera semana de ensayos sabía lo que quería desarrollar, a diferencia de otros directores que trabajan sus ideas sobre la marcha.

 

El tenor mexicano, quien también interpreta a Nemorino, ofrece en este personaje ciertos rasgos parecidos a Cantinflas, cómico al que trata de rendir un pequeño homenaje, a través de su caracterización, por lo que varios de los asistentes a la Biblioteca México disfrutaron de su trabajo.

 

Sobre el programa Desde los Grandes Teatros del Mundo, promovido por el Conaculta, Rogelio Riojas-Nolasco destacó la importancia de que los habitantes y visitantes de la capital del país puedan disfrutar de eventos culturales gratuitos y de gran calidad en espacios públicos.

 

“Muchas veces las personas tienen miedo de asistir a estos eventos. Hay que borrar la idea de elitismo alrededor de la ópera porque al final sus orígenes están cerca del pueblo. Los boletos para El elixir de amor fueron muy costosos, así que este programa es una excelente oportunidad para ver una enorme producción”.

 

El programa continuará en la Biblioteca de México, Plaza de La Ciudadela No. 4, Centro Histórico, el próximo 23 de enero a las 18:30 horas con la proyección de Rigoletto, dirigida por Massimo Zanetti, quien fue nombrado el mejor director en 1997 por la revista Opernwelt.

Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.