La producción se ha estancado, sus costos se aceleran, y sus exportaciones siguen a la baja: CONCAMIN

La Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos señala que el perfil de la actividad industrial presenta resultados inquietantes en materia de producción, costos y exportaciones.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en los primeros 11 meses del 2016 dejó de crecer la actividad industrial; mientras en el mismo periodo de 2014 y 2015 reportó crecimientos de 2.6 y 1.0 % respectivamente, en los primeros 11 meses de 2016 su variación fue de 0%.

Cabe señalar que 13 de las 29 especialidades que integran al sector industrial mexicano cerraron los primeros 11 meses del año pasado con caídas en sus niveles de producción: extracción de petróleo y gas; minería de minerales metálicos y no metálicos, excepto petróleo y gas; servicios relacionados con la minería; construcción de obras de ingeniería civil; fabricación de insumos textiles y acabado de textiles; fabricación de prendas de vestir; curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos; industria de la madera; impresión e industrias conexas; fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón; industria química; fabricación de industria de transporte; fabricación de muebles, colchones y persianas.

Lo anterior indica la magnitud del desafío que enfrenta el sector fabril para recuperar su curso ascendente.

A los síntomas de debilitamiento en los resultados de producción, inversión, exportaciones y empleo a lo largo de 2016, se suma el impacto sobre sus costos: en 2016 los costos de la industria manufacturera, medidos a través de los precios al productor, se acrecentaron 11.2%; es decir, casi tres veces por encima del aumento en los precios al consumidor.

Como ya habíamos mencionado, esto deriva de factores que están fuera del control de las empresas y que presionan seriamente la competitividad, como el encarecimiento del dólar y el incremento a los precios de las gasolinas, gas natural, diésel y electricidad.

Sin embargo, los datos del Índice Nacional de Precios al Productor (INPP) indican que 8 especialidades industriales presentan incrementos de dos dígitos en sus costos de producción: industrias metálicas básicas, 25.1%; fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón, 16.4; equipo de computación 15.9; comunicación y accesorios electrónicos 15.5; industria química 15.5%; fabricación de maquinaria y equipo 13%; fabricación de equipo de transporte 11.4%; fabricación de productos metálicos 10.2%; producción de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica 10.1%.

Por su parte, las exportaciones del sector industrial siguen a la baja: en el periodo de enero a noviembre de 2016  retrocedieron 1.7% respecto al mismo lapso del año anterior.

El panorama que se presenta en materia de costos y exportaciones revela parte de los problemas que complican el desempeño en la actividad industrial mexicana y ratifica, al mismo tiempo, la importancia de avanzar hacia la definición de mecanismos de apoyo que contribuyan a mejorar el ambiente para los negocios, y revertir las tendencias dominantes en los tres signos vitales aquí señalados.