Los artistas enjuician con su obra la vida social: Jassón Celis

“El arte comunica, el arte conmueve, el arte mueve la conciencia cuando uno está frente a él y cuando más elevado es el sentimiento expresado por una obra de arte, tanto mejor puede desempeñar esa obra su papel como medio de comunicación”, aseguró Jassón Celis Córdova, líder nacional estudiantil del Movimiento Antorchista, en la conferencia titulada “Arte y sociedad” que impartió a jóvenes del curso de verano del Instituto de Artes Macuil Xóchitl.

Afirmó que la riqueza del contenido del arte nace de la capacidad del artista de aprender y de tomar de la realidad para luego plasmarlo en una obra del tipo que sea que permita a ese artista poder comunicarse con el resto de la sociedad.

“Por ejemplo, la ‘Venus de Milo’ recoge una serie de valores estéticos que para nosotros representan belleza, porque a pesar de que ha sido una obra de hace miles de años, esos ideales todavía sirven y existen como modelo actual”.

Celis Córdova señaló que hay algunas posturas políticas con respecto al arte que la han limitado y le han dado cierta forma al desarrollo artístico y a la postura de los regímenes sociales, a la forma de organizarse de la sociedad que han rechazado completamente algunas creaciones solo porque parece que no es arte: “les voy a mostrar una obra muy famosa de Picasso llamada ‘Las señoritas de Avignon’, que en el régimen nazi estuvo prohibida y la tomaron del museo en el que estaba y, como muchas otras obras, la condenaron y la escondieron. Muchas obras las destruyeron sencillamente porque la gente que veía estas obras de arte desde una perspectiva determinada les parecía que estas obras no recogían de la sociedad los valores que ese régimen social quería establecer como ideales de belleza”.

Al referirse a los artistas y su relación con la sociedad dijo que los artistas deben de pensar en una postura determinada con respecto a la dicotomía entre el arte sin utilidad, abstracto, el arte en general y el arte como herramienta social, como herramienta educativa y como herramienta formativa, pues a finales del siglo XlX aún se creía que el arte no podía servir como una herramienta que pudiera ser utilizada por la sociedad cómo herramienta transformadora y que hasta el día de hoy se continúa esta disputa.

Explicó la importancia sobre el arte como herramienta de perfectibilidad, herramienta que pueda ser útil para todos los artistas y para todos aquellos que crean que el arte deba tener una utilidad, por estar de acuerdo con una forma de organización social distinta, si el artista cree que la sociedad se puede organizar como una sociedad con una mejor distribución de la riqueza social debe aceptar que el hombre no ha avanzado sin sentido, pues los siglos de historia humana son de desarrollo, que van de lo menos desarrollado a lo más desarrollado y que a medida que el tiempo pasa el hombre se va haciendo más humano en relación con el mundo en el que vive, y que hay aspectos en la vida social que cada vez han tenido menos impacto como la religión y otros cómo la educación o la ciencia que han desarrollado un impacto cada vez mayor y que por lo tanto el arte como herramienta útil para transformar y encaminar el desarrollo de la vida social es algo que los artistas pueden utilizar y que deben de tomar como una bandera si en realidad quieren construir una sociedad diferente.

Reconoció que el arte puede ser utilizado en el esquema de desarrollo social para avanzar hacia mejores formas de relación entre los hombres y que los artistas no pueden quedarse con la idea de que no hay perfectibilidad en el género humano, pues se estaría asumiendo que el hombre es como una máquina que puede ser mejor o peor dependiendo si se le mueve algún engranaje o un tornillo, idea que deben de rechazar los artistas sin olvidar que el desarrollo social no sea así y que más bien debe entenderse como un avance a lo largo de la historia en la forma de entenderse con el mundo y de relacionarse con los hombres y de establecer relaciones sociales.

Celis Córdova hizo hincapié en que no basta con tener la intención de hacer arte para que lo que un artista intenta hacer sea arte: “Como decía Juan Ramón Jiménez, se creen poetas porque saben rimar masa con casa. No porque un artista crea que está haciendo arte forzosamente está haciendo arte. Claro, no es que se necesite que alguien más nos dé su aval para que lo que el artista haga se convierta en arte, sino en la capacidad de recoger de la realidad valores generales que para todos tienen una representación universal, que se pueda entender y pueda comunicar entre unos y otros. Y también creo una cosa muy importante con la que quiero terminar, que son dos poemas breves, uno de ellos de Ledo Ivo un poeta portugués que dice: “joven poeta no te pongas triste, pero el verso libre no existe, en el rigor y el exceso poesía es ritmo, número exactos como la tabla de logaritmos”, quiere decir que detrás de la belleza del resultado final hay trabajo y hay técnica, no es solamente que yo quiera hacer un poema y porque me pase del reglón en el Word a otro ya esté haciendo un verso. Y otro que es la misma idea de León Felipe que dice: “Empieza por contar las piedras. Después contarás las estrellas”. ¿Qué es lo que hace a un artista entonces? A un artista lo hace el trabajo y lo hace la capacidad o no de sublimar de la realidad, que eso tiene que ver particularmente con el genio de extraer de la realidad lo esencial para comunicar lo que quiera comunicar puedes ser una canción, un poema , una danza, un cuadro, una representación, una escultura o cualquier arte plástica, pero en realidad ese es el verdadero objetivo esa es la verdadera intención y efectividad del arte, no solamente con la intención que tenga, sino el contenido dentro de esa obra artística”.

Finalmente, reconoció el trabajo del instituto en la formación de los estudiantes como futuros profesionistas: “La postura de la Macuil con respecto al arte es que el arte debe ser y puede ser una herramienta para transformar la realidad, mucho del arte que se hace en este instituto termina en última instancia en su puesta en marcha en los grupos sociales más vulnerables de este país, en los grupos sociales que no tienen ni tendrán acceso a la cultura sino a través de mecanismos como estos en los que se intenta por un lado preparar, desarrollar, la creatividad y la técnica del artista y por otro lado poner en conexión a ese joven preparado con una determinada calidad y un determinado conocimiento de su realidad para poner en marcha esos intentos de comunicación y creación humana entre lo que son ustedes, que son artistas en formación y el pueblo de México. Yo creo que ese es el mejor uso que en esta sociedad se le puede dar al arte intentar transformarla como herramienta de ayuda para la transformación de lo que es esencial en la vida social que es la forma de la distribución de la riqueza”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba