Muro de Trump listo cuando México y EE.UU. hablan de comercio

Muro de Trump listo cuando México y EE.UU. hablan de comercio

Mientras los delegados de Estados Unidos y México, junto a Canadá, inician hoy una difícil y cuarta ronda renegociadora del tratado comercial que los une, un pedazo de la frontera entre EE.UU. y México ya fue blindada por orden de Donald Trump.

Son 2,5 kilómetros de muro fronterizo entre Ciudad Juárez, del lado mexicano, y El Paso, Texas, que suma de la otra banda a Sunlanda Park y ahora divide a dos naciones integradas en el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (Tlcan)

Resulta llamativo que este tramo se cierra precisamente donde el papa Francisco, el pasado año, ofició misa y llamó a levantar muros entre los países.

El presidente estadounidense Donald Trump hizo campaña por la Casa Blanca con la promesa de dividir con una muralla a su país del vecino del sur.

Para el tramo referido el muro está reforzado en hierro y tiene 5,5 metros de altura. Por sus costados no cabe ni un puño humano.

La obra no es solo de la era Trump, pues la inició el anterior presidente, Barack Obama, quien no obstante defendió una reforma migratoria con infeliz destino.

Legisladores de El Paso se opusieron a la valla, que ahora quedó en pie y solo resta retirar la maquinaria pesada luego de meses de labor.

Entre otros efectos, el muro impedirá encuentros multifamiliares e incluso cultos religiosos tradicionales en la frontera entre ambos países, y que del lado norteño fue territorio arrebatado a México en el siglo 19.

Desde entonces pueblos indígenas quedaron separados, e incluso grupos poblacionales de afrodescendientes.

Expertos señalan que la valla de Trump tendrá además efectos contra la biosfera.

México, pese a las afirmaciones del mandatario norteño, ha dejado en claro que no pagará por el muro.