Espectáculos

Tatzudanza: más de 20 años transmitiendo el amor por la danza

Después de bailar por más de 15 años con importantes coreógrafos y compañías, Tatiana Zugazagoitia decidió crear la Compañía Tatzudanza en 1998, con la cual se propone “decir lo que quiero decir, no interpretar lo que otros tienen que decir”, afirma en entrevista.

Su trabajo como directora inició ese año con el monólogo dancístico Tarde en Mogador —basado en Los nombres del aire de Alberto Ruy Sánchez—, un trabajo con una sólida técnica que ella adquirió en la Academia Vaganova de San Petesburgo y con Betty Jones (miembro fundador de la compañía de José Limón) en Hawái, con quien estudió y trabajó durante dos años.

Al hablar de su trabajo, la artista comenta que se centra en una búsqueda rigurosa, personal y honesta; por ello creó Tatzudanza con el deseo de plasmar su propia poética a partir de la introspección como eje de búsqueda del proceso creativo, consciente de que este conlleva un aprendizaje continuo, en un camino que afortunadamente nunca termina, comenta.

También puso la obra para niños Buscando el camino me encontré… o la dulce Nina. Luego hizo una de humor negro: Recuerdo de infancia y un pollo.

En 2004 decidió irse a vivir en Mérida, donde continúa haciendo sus obras. “Empecé con un solo llamado Viaje al reencuentro, basado en la muerte de mi padre; era como un proceso de duelo, y de ahí jalo gente ya de aquí, que también formo. Normalmente es mi forma de empezar a trabajar: te enamoras de la gente que estás formando y cree en tu trabajo, les das el potencial. Entonces hicimos una obra muy bonita en 2008: La mirada de Ulises, en colaboración y con codirección con Sebastián Castagna”, comenta la entrevistada.

Junto con el compositor Castagna emprendió el proyecto “Laboratorio de lo efímero”, el cual consiste en hacer pequeñas obras para espacios no convencionales, es decir: salir del teatro y meterse, por ejemplo, en salas de exposición, conciertos de música o presentaciones de libros.

Entre las obras del repertorio de Tatiana se encuentran: Arbolada (2013) —en colaboración con el poeta Aurelio Asiain—; Historias inasibles (2011/2013), tres obras cortas en la instalación Quien me habita de Mónica Dower.

Elogio del insomnio (2012), espectáculo/presentación de los libros Elogio del insomnio y Decir es desear de Alberto Ruy Sánchez.

Breves episodios del cotidiano femenino (2009/ reposición 2014); Tarde en Mogador (1998/ reposición 2010); Entre palabras (2011), en colaboración y codirección con el compositor Sebastián Castagna; La calle (2014), videodanza basada en el poema homónimo de Octavio Paz; y Anna Pavlova e Isadora Duncan: Diálogos (2018).

Decidió también incursionar en la video-danza con Nadie (2015), la cual fue seleccionada en el ScreenDance Festival de Estocolmo y se ha exhibido en India, Brasil y México.

Ha creado espectáculos dirigidos al público infantil, como la ya mencionada Buscando el camino me encontré… (2001/2005) y Cuenta Danzacuentos, El jardín encantado (2015/2018).

Su trabajo se ha presentado en prestigiados foros y festivales dentro del país y en el extranjero.

Para conocer más sobre su trabajo, puedes visitar https://www.tatzudanza.com/ y sus redes sociales: Facebook, Tatzudanza; Twitter, @tatzudanza.

Author Details
Somos un espacio informativo donde pretendemos acercar las inquietudes de la población a las soluciones del gobierno. Diciendo las cosas como son, Al Chile… Poblano! Al Chile… Poblano!
×
Somos un espacio informativo donde pretendemos acercar las inquietudes de la población a las soluciones del gobierno. Diciendo las cosas como son, Al Chile… Poblano! Al Chile… Poblano!

Comment here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.