Comunistas exponen indolencia del gobierno boricua ante brote mortal

Comunistas exponen indolencia del gobierno boricua ante brote mortal

San Juan.-El gobierno puertorriqueño mantiene una actitud de rechazo al surgimiento de brotes mortales, como la leptospirosis, denunció el periódico comunista Abayarde Rojo.

‘Este patrón se ha visto más claramente en la minimización del número de personas muertas por la indiferencia de la administración además de las mentiras descaradas respecto al funcionamiento de los hospitales’, apuntó el órgano del Partido Comunista de Puerto Rico (PCPR).

Acusó a la administración del gobernador Ricardo Rosselló Nevares de tener las manos ensangrentadas, por lo que realizaba ruedas de prensa cuidadosamente orquestadas.

También puso de relieve la virtual desaparición del ministro de Salud de Puerto Rico, Rafael Rodríguez Mercado, en medio de la crisis para no ofrecer información a los periodistas, al igual que otra figura ignominiosa, el secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera.

Actualmente hay contabilizada una decena de casos de leptospirosis después que Rosselló Nevares negara su existencia y la víspera admitiera la ocurrencia de dos muertes por esa causa en el municipio de Canóvanas (nordeste), donde la alcaldesa Lornna Soto, del oficialista Partido Nuevo Progresista (PNP), dio la voz de alerta.

El gobernante puertorriqueño aclaró que en el país hay suficiente medicina para atender este mal, mas todavía no se ha iniciado una campaña de orientación para que la población evite entrar en contacto con agua contaminada, como ocurrió en Canóvanas.

Según Abayarde Rojo, el brote en Canóvanas refleja condiciones de riesgo general comprobada por la situación que se informó en el pueblo de Florida, en el centro montañoso del país.

El alcalde de Florida, José Gerena Polanco, solicitó durante varios días sin éxito la ayuda de múltiples agencias federales estadounidenses y locales con una charca de agua sucia estancada, aproximadamente del tamaño de dos parques de pelota.

‘Tal situación representa un claro foco de infección, sea de leptospirosis, alguna otra enfermedad diarreica o una transmitida por mosquitos’, alertó el periódico digital del PCPR.

Refirió que, a pesar de emitir advertencias a los residentes de la comunidad, los trabajadores municipales llamados para tratar de manejar la situación ya comenzaron a manifestar los primeros síntomas de infección, según el alcalde.

De acuerdo con el órgano periodístico comunista, la situación sanitaria de Puerto Rico empeora porque muchas personas carecen de los medios para asegurar una higiene adecuada.

Después de tres semanas, precisa Abayarde Rojo, los informes oficiales revelan que un 40 por ciento de la población todavía no tiene acceso directo al agua potable.

‘Nuestros camaradas informan que en muchas comunidades las personas todavía están hirviendo agua, las farmacias, los colmados y los supermercados no están bien abastecidos, el servicio telefónico es muy limitado y escasea el combustible’, detalló.

Igualmente hay brotes de enfermedades en los refugios, factor que contribuye a la relativa reducción de personas alojadas en ellos a pesar de carecer de viviendas.

La realidad entre las masas de pobres en Puerto Rico contrasta de manera drástica, indica el periódico, con las condiciones de los que están encargados de los ‘esfuerzos oficiales de recuperación’, gran parte de los cuales están alojados en hoteles del área metropolitana de San Juan.

Mientras las masas luchan por obtener artículos de primera necesidad y viven bajo el riesgo de enfermedades prevenibles, pero potencialmente mortales, la realidad de los encargados de restaurar la colonia a su esplendor de rentabilidad para los capitalistas, es una de aire acondicionado, comidas calientes servidas por nativos dóciles, agua, luz y todos los demás lujos de la vida moderna, denuncia Abayarde Rojo.