Economía de Rusia se desploma aunque Putín lo niegue

La economía rusa está siendo “catastróficamente” paralizada por las sanciones occidentales, según expertos de la Escuela de Negocios de Yale, a pesar de los esfuerzos de Vladimir Putin por ocultar los daños.

Los analistas sostienen que las sanciones internacionales y la retirada voluntaria de empresas han dejado un efecto paralizante sobre la economía rusa. La investigación, basada en diversas fuentes privadas, no convencionales y datos propios, señala que el efecto es “catastrófico”, a cinco meses del inicio de la invasión y la respuesta de Estados Unidos y las potencias europeas.

El informe hace hincapié en responder a la propaganda rusa, cuya narrativa asegura que la economía nacional se ha recuperado al golpe inicial y que el desgaste, por el contrario, se siente más en sus rivales de Occidente, debido a la presunta “resiliencia” y “prosperidad” bajo el gobierno de Putin.

Los autores sostienen que “se ha deteriorado irremediablemente” el posicionamiento estratégico de Rusia como exportador de materias primas, debilitado por perder sus mercados principales. A su vez, señala que las importaciones se desplomaron en gran medida, lo que está ocasionando graves problemas para conseguir insumos, piezas y tecnologías cruciales y generando escasez generalizada de suministros.

“A pesar de los delirios de Putin sobre la autosuficiencia y la sustitución de importaciones, la producción nacional rusa se ha paralizado por completo, sin capacidad para reemplazar las empresas, los productos y el talento perdidos; el vaciamiento de la base de innovación y producción nacional de Rusia ha provocado la subida de los precios y la angustia de los consumidores”, puntualizaron.

La caída es muy pronunciada por la fuga de empresas: según estimaron, Rusia perdió compañías que representan aproximadamente el 40% de su PIB, perdiendo así el valor de tres décadas de inversiones extranjeras desde la caída de la Unión Soviética e impulsando la fuga masiva de capitales.

En cuanto a la situación fiscal, el informe indica que Putin lleva adelante una dramática intervención fiscal y monetaria para suavizar las debilidades económicas, pero advierten que es “claramente insostenible” y ha llevado a un déficit por primera vez en años, agotando las reservas de divisas pese a los altos precios de energía.

“De cara al futuro, no hay camino para salir del olvido económico para Rusia mientras los países aliados sigan unidos en el mantenimiento y el aumento de la presión de las sanciones contra Rusia”, aseguraron.

Sobre los mercados financieros, indicaron que los rusos son los de peor rendimiento en el año a nivel mundial, pese a los controles de capital, con un marcado aislamiento de las plazas internacionales que limita el acceso a fondos necesarios para su revitalización.

Frente a las versiones que hablan de una recuperación de la economía rusa y un perspectivo, responden: “Simplemente no son reales. Los hechos son que, desde cualquier punto de vista y a cualquier nivel, la economía rusa se tambalea, y ahora no es el momento de pisar el freno”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba