En tiempo de elecciones…

En tiempo de elecciones…
Ilustración: Chan
Ilustración: Chan

Después de una larga ausencia en la escritura de columnas, con gusto retomo y los saludo deseando que hayan disfrutado de sus vacaciones.

Arrancan en Puebla las elecciones y es la etapa en que muchos se sienten politólogos, se critica la labor a fondo de funcionarios, secretarios y cabezas tanto Municipales como Estatales, se destapa la cloaca y se sacan los trapitos al sol de cada contendiente.

Por el lado de ciudadanos y partidistas comienzan las críticas y vítores por su gallo, alabando a su propio partido en el puesto que se desempeñe o se haya desempeñado y desvirtuando al otro partido: “es que los del PAN no saben gobernar” “naaa que, hay puro ratero en el PRI, aparte siempre prometen y no cumplen” y así inicia la puesta al sol de trapitos que, como ciudadanos conocedores, nos llenamos la boca al criticar.

Los mejores argumentos, atuendos y caretas saldrán a relucir oficialmente dentro de tres semanas, todo esto debido a que será un periodo largo, irrepetible y donde las arcas partidistas podrán ser saciadas para poder tener el capital suficiente para las elecciones del 2018 o en su defecto, preparar el camino para el próximo postulante.

Cuatro años y ocho meses son los que están en disputa, la guerra será sin cuartel pues unos quieren retomar y los otros retener, entran al juego también la mayoría de representantes en el Congreso ya que la intención es recuperar la Capital y no se diga los municipios.

Abril, Mayo, Junio y Julio serán los meses en que se lanzaran con todo y de todo para poder llenar el ojo y sobre todo, ser del agrado de la gran mayoría, una vez más así como en las elecciones presidenciales, los jóvenes serán quienes marquen la pauta, pues para ellos la “Indiferencia Política” ya no aplica, nos toca aprender y escuchar de ellos, leer conocer y saber más sobre las personas que estarán ahí por más de cuatro años.

Invirtamos tiempo en conocer un poco del pasado de los contendientes, lo guapo y buena gente no nos ayudara el día de mañana en los problemas que día con día acrecientan en nuestro estado, pero también con el compromiso de que nosotros pondremos de nuestra parte para que las cosas mejoren.

Es fácil criticar, hacerle ver a los demás los errores de otros, pero, ¿qué hacemos nosotros como ciudadanos? ¿Qué hacemos por nuestra comunidad, por nuestra propia casa? ¿En qué ayudamos a nuestros gobernantes y representantes para que haya un mejor lugar donde vivir?

Dejemos de entrar al juego electoral y veamos lo que en verdad nos ofrecen, preocupémonos por elegir al indicado y no entremos al lanzamiento de excremento que ellos quieren, por conocer con quien vivimos o conviven nuestros hijos, iniciemos por ocuparnos por nuestro entorno y donde vivimos, ayudemos a resolver los problemas, desechemos la frase “Pues por eso pago mis impuestos” y por supuesto, no dejemos de ser críticos hacia lo que nuestros funcionarios hacen bien o mal, pero iniciemos por criticarnos y corregirnos nosotros mismos y de ahí no solo podremos criticarlos, si no echar en cara y con justa razón, que nosotros estamos ayudando a que se resuelvan los problemas de nuestra comunidad, que ellos actúen en lo que resta.

Lo que el día de hoy comparto con ustedes se que suena utópico, pero nada difícil de implementar, somos parte del problema al tirar basura donde sea, al despreocuparnos por no saber que pasa más allá de nuestra puerta, al vender nuestro voto, al hacerle caso al chisme de la promesa que jamás se cumplirá, a cuantos más veremos entrar en campañas y no regresar a la comunidad que más lo necesita.

Las frases de siempre y la forma de actuar son las mismas, votemos por el candidato que nos conviene, no por el que nos convence, mucho menos por el que nos recomienden, dejemos de esperar quien es más popular y sobre todo hagamos a un lado las frases “Me Vale” y “Me Da Igual”.

Hasta aquí la columna de esta semana, los espero el próximo lunes y los invito a que me dejen saber sus sugerencias y comentarios, a trabajar!!!