La obra visual de Marcela Lobo se exhibirá en el Centro Nacional de las Artes

IEE Voto 2024

Con la exposición Lecturas del pasado: a través de objetos que pertenecieron a otros, la artista visual Marcela Lobo (Ciudad de México, 1959) comparte experiencias y recuerdos íntimos de su vida a través de 45 cajas arte-objeto inéditas y de reciente manufactura.

 

La Galería Juan Soriano del Centro Nacional de las Artes (Cenart) albergará por primera vez una exposición de la artista mexicana, quien en entrevista con Conaculta expuso que la muestra es “un poco su biografía” al revelar parte de su pasado y presente, al tiempo que consideró que los espectadores se identificarán ya sea con los objetos que presenta o con las historias que acompañan sus obras.

 

La exposición está organizada en series de cajas, diversos objetos y textos breves, que remiten a quienes las observen a pensamientos vivenciales y nostálgicos, para las cuales Marcela Lobo recopiló de casas de antigüedades cada uno de los elementos que van conformando estas obras a las que dedicó casi un año de construcción.

 

Marcela Lobo refirió que un artista visual casi siempre pone una parte de él inconscientemente en sus obras. “Esta exposición la empecé y me di cuenta que todo tenía que ver conmigo, quise experimentar en tercera dimensión entonces por eso empecé a hacer las cajas y reuní 45, fue un año muy divertido de trabajo”.

 

Recordó que empezó a ir a los mercaditos de viejo, actividad que ya hacía desde tiempo atrás. “Siempre hay un objeto que te jala por algo, empecé a coleccionar cosas y el año pasado decidí irlos poniendo en cajas para que no se perdieran, quedaran con una historia o un motivo y no se fueran a la basura en algún momento, después empecé a darme cuenta que todas las cajas hablaban de mí”.

 

Compartió que de algunas cajas arte-objeto escribió primero sus historias. “Hacía la historia y empezaba a buscar en mi taller los objetos para armar la caja, luego las observaba porque hay cosas que uno pone en un momento y a los tres o cinco días decía esto no y buscaba otros objetos, son cajas que no se arman en un día, llevan su tiempo”.

 

En la charla, la artista visual comentó que desde chica ha sido coleccionista, por ejemplo de calcomanías, plumones, colores. “Esta parte de ir a los mercados de viejo y encontrar cositas que te llaman la atención, es por algo, entonces a esas cosas hay que darles su valor e inmortalizarlos”.

 

Lecturas del pasado: a través de objetos que pertenecieron a otros, está integrada por las series: Inocencia perdida, El tiempo pasa, Los años felices, Me casé tres veces, No se aceptan quejas, Control de peso, Las ilusiones rotas, Creciendo, ¿Quién soy?, No hay marcha atrás, Farmacia boutique, En los años 60 no había apagones todos los días, Algunas de las Bellas Artes, Los viajes ilustran, Los temblores, El hijo que no llegó, Me va a salir pelo de ángel y Juegos de mesa.

 

Entre los objetos que se pueden ver en el montaje son muñecas, fotografías, llaves, juguetitos de plástico, cabezas de maniquíes, telas, vestido, cartas, juegos de té, frascos, medicinas, zapatillas, y figurines. “Siempre jugué muchísimo a las muñecas de niña; muestro recuerdos de cuando mi mamá cosía la ropa, por ejemplo cuando vi la máquina de coser Singer en ese momento pensé en mi mamá, o situaciones de cuando iba al circo con mi abuela”.

 

Abundó en que los objetos con los que trabajó la remitieron a personajes y momentos de su vida, agradables y desagradables, que disfrutó mucho hacer y cuya intención es que se quede junta.

 

La ilustradora del libro Mi alacena, al derecho y al revés, puntualizó en que todas las cajas de arte-objeto que presenta en la muestra son sus preferidas, pero mencionó gustarle mucho El robo del cuadro de la Mona Lisa.

 

“Hace dos o tres años estuve en París con mis nietos, les conté la historia de que hace muchos años se robaron el cuadro de la Mona Lisa y nadie se había dado cuenta hasta que un maestro llegó a ver la obra y vio que no estaba; descubrí que si antes de entrar a un museo les contaba una historia ellos entraban con más interés”.

 

Sobre que la muestra se presente a manera de diario, Marcela Lobo recordó que de adolescente escribía en un diario con plumones. “Ahora veo estas cajas y en cada caja me reflejo, entonces es un diario expresado de manera diferente”.

 

Finalmente expuso que con esta “exposición para todos” quiere contar su historia a los espectadores. “Quien vea la muestra puede hacer sus historias con las diferentes cajas, se van a reflejar y van a decir: esto me pasaba a mí o esto me gustaría que me hubiera pasado. Yo creo que cada caja cuenta su historia, pero cada persona puede hacer su historia”.

 

La muestra Lecturas del pasado: a través de objetos que pertenecieron a otros, estará en la Galería Juan Soriano del Centro Nacional de las Artes, ubicado en Río Churubusco 79 esquina Calzada de Tlalpan; será inaugurada el próximo 7 de mayo a las 20:00 horas.

Redaccion

Somos un espacio informativo donde pretendemos acercar las inquietudes de la población a las soluciones del gobierno. Diciendo las cosas como son, Al Chile... Poblano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba